¿Se puede hacer la dieta de la piña durante la lactancia?

La dieta de la piña es una de las dietas que más se ha popularizado durante los últimos años, no sólo por ser una dieta muy efectiva y que brinda resultados positivos en muy poco tiempo, sino porque muchas misses han hecho de esta dieta su arma de belleza más poderosa, ayudándolas a lucir siempre hermosas, perfectas y con cuerpos esbeltos y bien tonificados.

Claro, el ejercicio no puede reemplazarse por esta dieta, pero bastante que ayuda el perder esos ‘kilitos’ que nos agobian en ciertas zonas del cuerpo.

Ahora bien, ya en nuestros posts anteriores te hemos hablado sobre algunas recomendaciones, menús y tipos de dieta con la piña, pero esta vez queremos tocar un tema más delicado y que es del interés de muchas mujeres que atraviesan una de las etapas más hermosas de sus vidas: el ser mamá.

¿Cómo rebajar después del embarazo? ¿Se puede hacer la dieta de la piña durante la lactancia? Veamos qué conviene y que no para que tengas un tiempo de lactancia gratificante, tanto para ti como para tu bebé.

Resultado de imagen para lactancia materna

 

La lactancia: una lazo de unión entre madre e hijo

 

Durante el embarazo, la mujer experimenta muchas etapas distintas y cambios tanto en su cuerpo como a nivel emocional. Es normal aumentar de peso y preparar el cuerpo para poder llevar vida en él y luego cuidarle al nacer. Sin embargo, esta etapa, aunque muy hermosa, puede dejar grandes marcas en el cuerpo de cada mujer, marcas de estrías, flacidez y sobrepeso.

Al dar a luz, la recuperación del parto suele ser una tarea que requiere de gran energía, esfuerzo y dedicación. Aunque cada mujer es distinta, la mayoría tendrá pensamientos negativos sobre su cuerpo en cuanto al peso y cómo volver a lucir hermosa y con su peso ideal.

Luego, no se trata sólo de lograr bajar de peso, sino de saber que hay una vida que depende de ella y de la manera en que ésta se alimente, pues se entra en el proceso de la lactancia.

Cuando un bebé está recién nacido, éste debe empezar, poco a poco, a adaptarse a la vida fuera del útero, y esto incluye de forma directa la nueva alimentación; ya el bebé no se alimenta por el cordón umbilical, ahora tomará pecho.

La lactancia representa el primer, y más importante, lazo que establece un recién nacido con su madre; es una forma de comunicación, de expresarse amor mutuo y de compromiso entre ambos, pues la madre debe asimilar que ahora hay una vida que depende de ella y el bebé comienza a entender quién es su madre y que ésta es quien le alimentará y protegerá.

¿Qué tiene que ver todo esto con la dieta de la piña? ¡Veamos!

La dieta de la piña durante la lactancia

 

La lactancia, es entonces, la forma más directa de comunicación entre el bebé y su madre y ésta puede ser afectada de forma negativa si la madre no se alimenta bien y si su cuerpo tiene deficiencia de algunos alimentos, proteínas, minerales y vitaminas.

Todo lo que la madre consuma, será de beneficio, o no, para su hijo, por lo que es de suma importancia cuidar la dieta, consumiendo todos los grupos de alimentos y tratar de que la madre esté fuerte, con energías y logre sobrellevar la extenuante, pero maravillosa, tarea de alimentar a su recién nacido.

¡Si, amamantar suele ser extenuante! Sobre todo en las madres primerizas que deben hacer otras cosas, como trabajar o cuidar de otras personas o niños. Sin embargo, no hay nada mejor que la lactancia para un bebé, pues así éste crece sano, más fuerte y sin mucho riesgo de enfermarse en los primeros 6 meses de vida.

Las dietas son una especie de tabú entre las nuevas madres, pues se está en el afán de poder lucir como antes, recuperar el peso anterior y lucir un cuerpo tonificado, pero vale la pena esperar ya que una dieta estricta puede suponer grandes problemas para la mamá que se está recuperando del parto, así como para el bebé que debe alimentar.

La dieta de la piña es una de las opciones que más desea implementar la recién dada a luz, pero no se recomienda durante los días de ‘dieta o cuarentena’, pues el cuerpo ha perdido mucha energía durante los últimos meses del embarazo (cargando con una panza tan grande) y durante el tiempo del parto, donde ésta obligó  a su cuerpo a tener más resistencia para ayudar a que su bebé naciera.

Si una madre que está amamantando empieza la dieta de la piña, podría obligar a su cuerpo a gastar más energías, el cual, como respuesta a esto, tratará de destruir los contenidos proteicos que tenga, haciendo que aparezcan síntomas secundarios en la mujer.

Una mujer que está lactando no debe perder más de 2 kg al mes, así que la dieta de la piña no puede ejecutarse durante este periodo. Lo recomendable es esperar a que el bebé tenga unos 6 mese como mínimo, pues en este tiempo ya el peque puede comer otro tipo de alimento y la lactancia no es su única forma de alimentación.

¿Qué puedes hacer mientras tanto?

 

Para que la recuperación de un parto normal llegue a término, hay que esperar entre 6 y 8 semanas (sí, unos dos meses); no importa si te sientes bien a los 5 días, pues tus órganos necesitan acomodarse y volver a sus funciones normales, lo que se lleva unos 2 meses.

Después de este tiempo, debes empezar a hacer ejercicios, pero no puedes hacer ejercicios de mucha exigencia, sino ejercicios suaves, los cuales aumentarás de manera paulatina con el paso de las semanas. También, puedes establecer una dieta balanceada donde incluyas la piña, pero sin que esta sea una obsesión para bajar de peso.

Consume la piña de distintas formas, como por ejemplo en salsas para pollo o pescados, piña con yogur, piña en brochetas con vegetales, piña en una rica ensalada de atún y lechuga, piña asada, piña en jugo, etc. Sin dejar de consumir otros alimentos.

Resultado de imagen para la piña y los alimentos saludables

Recuerda también que durante la cuarentena tu cuerpo debe cicatrizar algunas heridas, tanto del parto o de la cesárea, así que, la piña por ser una fruta ácida, podría no ser muy recomendada en las primeras 4 semanas ya que podría ser contraproducente para sanar las heridas y disminuir los dolores que puedas tener.

 

Si llevas una alimentación saludable, notarás que tu cuerpo vuelve a la normalidad en pocos meses. No te desesperes, come sano, dale de comer a tu bebé y haz ejercicios de manera regular. El mismo cuerpo asimilará esto de forma positiva y te ayudará a recuperar tu figura. ¡Suerte!

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *