Té de piña para adelgazar

La más reciente tendencia mundial, en la búsqueda de componentes naturales para bajar de peso, se ha decantado por el uso de té de piña para tal fin. Y es que viéndolo objetivamente, esta infusión ofrece tantos beneficios que es casi imposible resistirse a probarla, aunque sea por curiosidad.

Propiedades y beneficios

Los propulsores del té de piña sostienen que, al tomarlo, estamos introduciendo en nuestro organismo una maravillosa bebida llena de antioxidantes y enzimas, con propiedades anti inflamatorias, que influyen positivamente en tracto intestinal y la digestión y que además estimulan el sistema inmunológico.

Te de piña para quemar grasa

Por otra parte, aseguran que ofrece vitaminas y minerales, en mayor proporción que algunas frutas frescas. Dicen sus defensores, que el té de piña previene la inflamación de las articulaciones y el agotamiento físico. Por otra parte, está recomendado para eliminar la grasa abdominal y aplanar el vientre, lo cual contribuye grandemente al bienestar tanto corporal como mental y por ende el espiritual, por sus propiedades relajantes.

Sin embargo, la comprobación científica de los beneficios al consumir el té de piña, no ha sido realizada por la comunidad médica, así como tampoco la contraindicación de su ingesta, por lo tanto puedes comenzar a consumirlo sin restricciones, incluso puedes tener esta agua de piña en el refrigerador y tomarla en lugar de agua corriente.

Para preparar esta bebida, basta con adquirir en la tienda naturista un paquete de bolsitas de té que viene separado en porciones, igual que el té negro o verde que estás acostumbrado a preparar. Sin embargo, muchas personas se quejan del precio, que por lo general es un poco más alto que el de los tés tradicionales y prefieren hacerlo artesanalmente en casa y honestamente, pienso que es mejor hacerlo de esta manera, pues aprovechas todas las partes de la piña y sus propiedades depurativas.

Cómo preparar y tomar el té de piña

 

Coloca en una cazuela, un litro de agua a hervir y en el momento de la ebullición, coloca dentro la cáscara de una piña, la cual previamente haz deshidratado en el horno a 150 grados durante unos diez minutos, o bien la haz dejado secar durante un par de días a temperatura ambiente.

Al cabo de veinte minutos de hervor, retira del fuego y deja reposar, luego cuela y deja reposar.

El té se puede consumir caliente y para saborizarlo puedes agregar una ramita de canela, unas gotas de vainilla o si lo prefieres medio limón.

En épocas de calor, se puede consumir bien frío, colocándolo en la licuadora con hielo y al ponerlo en el vaso, déjale caer unas hojas de menta o hierbabuena, también lo puedes endulzar con unas hojitas de estevia o si prefieres con edulcorante de tu preferencia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *